Wu Youjian, la mamma gay china

Wu Youjian es una señora de 61 años que se ha convertido por méritos propios, en la mamma gay más conocida de China, o lo que viene a ser lo mismo, casi del mundo. Los méritos de esta mujer, natural de la provincia meridional de Guangdong, son varios: en primer lugar, ser madre militante de un chico gay de 28 años, en un país donde la homosexualidad ha sido perseguida, no tolerada por el Régimen, y tildada de enfermedad psicológica hasta 2001, fecha en que la Sociedad Psiquiátrica de China Popular decidió borrarla de su lista de enfermedades mentales.

El segundo mérito, por el cual ha obtenido fama internacional, ha sido la publicación y edición de un blog llamado por el nombre de una flor, violeta (viola odorata). En este blog ha plasmado sus experiencias y vivencias con su hijo gay: sus miedos, la rápida aceptación de la homosexualidad de su hijo, su amor, la propia convivencia, e incluso su propio outing (salida del armario) sobre el outing de su hijo y su militancia por la plena aceptación de la homosexualidad en China. Es un simple blog, como éste de Nivorg, pero que ha recibido más de un millón de visitas y que está dando servicio a miles y miles de gays, lesbianas y familiares, convirtiéndose en algo así como un “asilo de almas”. Y todo esto, en un país donde la lucha por la consecución de derechos sociales es muy dificultosa, donde la Democracia no es más que un emblema vacío de contenido y donde la homosexualidad se encuentra en una situación delicada, en la alegalidad más absoluta y no exenta de un fuerte rechazo socio-político, legado del leninismo en su versión maoísta.

Méritos, por tanto, que la hacen merecer de mi reconocimiento más sincero.

Tanto el outing de Wu Youjian como la propia creación del Blog han venido impulsados por la decidida militancia gay de su hijo, Zheng Yuantao, que ya en 2001, con 21 años, decidió editar una Web sobre su experiencia y ponerla a disposición de otros gays y lesbianas, para dejar así patente la serenidad que la aceptación de su familia le había dado. En 2005, cuando su web ya gozaba de cierto reconocimiento, Zheng y Wu accedieron a ser entrevistados por la cadena de TV provincial Phoenix TV. Wu se convirtió en ese momento en la primera madre china que hablaba sobre la homosexualidad de su hijo. Todo un acontecimiento que, sin embargo, ha quedado empequeñecido por el boom de su Blog. Creado a finales de 2007, “viola odorata” lleva más de 1.000.000 de visitas, convirtiéndose en un referente en China, para gays, lesbianas y sus respectivas familias, al abordar el tema sin censuras, ni tapujos, con las palabras llanas que invitan a los padres a afrontar “la situación de un hijo gay de una manera generosa”.
De momento el Blog sigue online y no ha sido censurado, ni boicoteado por el poderoso aparato político chino que no ve demasiado peligro en esta Web que se orienta más hacia el apoyo familiar, y no tanto a la reivindicación de derechos.


Aunque es cierto que en la actualidad no hay leyes en ese país que criminalicen la homosexualidad, o que las personas transexuales son reconocidas legalmente en su nuevo género desde 2004, la situación para un gay, una lesbiana o un transexual chinos no es, para nada, fácil. Pese a todo, la vida gay en China está empezando a ser paulatinamente menos difícil: se abren bares gays en las principales ciudades, se crean asociaciones y colectivos que colaboran con el gobierno en campañas contra el SIDA, y se habla (de momento sólo eso) de legalización de los matrimonios del mismo sexo en foros y comités oficiales.

En resumidas cuentas, este blog de Mamá Wu, nada menos que en China, demuestra que el movimiento GLBT está abonado a las pequeñas batallas, a los pasos pequeños poco ruidosos. Los llamativos desfiles del 28 de junio de Madrid o Nueva York son sólo una parte insignificante de nuestras particulares batallas del día a día, esas que se dan casa por casa, blog por blog y que cuentan con millones de protagonistas anónimos y silenciosos. Por fin, en China, el país de los silencios políticos, un tema como éste trasciende a la vida pública aunque sólo sea porque afecta a un 10% de los habitantes, con sus respectivas familias; y aunque sea tímidamente, es un paso de gigante para la futura consecución de plenos derechos en el país más poblado de la tierra.

Para más información: Chinatoday/English