El SIDA y la subvención a la asociación de gays y lesbianas de Zimbabwe. Otro caso de homofobia en el PP.

Como cada año desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo declarase en 1998, ayer, 1 de diciembre se celebró el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. Como cada año desde entonces, durante ese día y en los días anteriores, se vivieron actos de todo tipo: algunos muy emotivos, otros más reivindicativos, otros incluso festivos y todos ellos solidarios. Como cada año me acordé de mi difunto amigo Javi y de algunos viejos conocidos que el SIDA se llevó por delante. Como cada año me pregunto también cómo le irá a Dani. Como cada año sonreí con afecto recordando a voluntarios y a asociaciones LGBT, como STOP SIDA y Gais Positius, que han hecho tanto y que siguen haciendo tanto. Como cada año di gracias, mientras encendía mi simbólica velita por los muertos, queridos y desconocidos, y por las casi 42 millones de personas afectadas por el VIH/SIDA, la mayoría africanos, muchos sin tratamiento, muchos sin esperanza.

En esta ocasión, además, tuve un especial recuerdo para los gays africanos. En particular, recordé un episodio que pasó casi desapercibido entre las noticias de agosto y que se refiere a una subvención de de 28.810,00 € que el Gobierno de España cursó a favor de la asociación africana Gays and Lesbians of Zimbabue (GALZ) para la construcción de un centro. La asociación LGBT zimbabuense, fundada en 1990, fue la ONG que recibió una subvención más importante de entre todas las que concursaban dentro del programa para la realización de actividades dirigidas a la divulgación, promoción y defensa de los derechos humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Una subvención a mi modo de ver más que justificada:

Zimbabwe es un país con un Índice de Desarrollo Humano de los más bajos del mundo. Es además, el país donde se ha vivido la mayor escalada de homofobia de Estado en la última década. En Zimbabwe, ser gay es ilegal (ser lesbiana no es ilegal, un aspecto paradójico más de su invisibilidad y algo común en muchos países) y además te acarrea 1 año de prisión. La homosexualidad masculina no sólo está penalizada severamente, sino que ha sido fruto de una sistemática represión desde que en junio de 1998 el gobierno de Robert Mugabe desatara una campaña de persecución contra homosexuales. El dictador, declaró en una ocasión que los gays eran "peor que perros y cerdos” y que la homosexualidad era una enfermedad antiafricana”. Actualmente el Código Penal de Zimbabwe, en vigor desde el 8 de julio de 2006, especifica en su artículo 73 que Todo varón que, con el consentimiento de otro varón, deliberadamente realice con él el coito anal, o cualquier otro acto que implique un contacto físico diferente del coito anal, que pudiera ser calificado como acto impúdico por una persona razonable, será culpable de sodomía y podrá ser condenado a una multa igual o superior al nivel catorce, o a una pena de prisión no superior a un año, o a ambas. En cualquier caso, si la discriminación legal se ceba con los gays, la social es pareja tanto a gays como a lesbianas.


FOTO: Peter Tatchell con un cartel de Roberta Mugabe

Zimbabwe es, además, uno de los países donde el SIDA golpea con más dureza. El índice de afectados por el VIH es del 20,01%, y el SIDA causa 3.000 muertes a la semana. En ese sentido, la GALZ, desarrolla desde sus inicios, una gran labor de divulgación, asistencia y prevención entre la población homosexual de ese país. Según expertos de la ONU, se está demostrando que los países que protegen a los homosexuales de la discriminación, también logran mejores resultados en lo referido a protección contra el VIH, llegando a duplicarse el porcentaje de cobertura de sus servicios de prevención del VIH. No es, por tanto, de extrañar que en Zimbabwe, un país donde se reprime la homosexualidad, el SIDA campe a sus anchas.

A pesar de lo que acabo de explicar, la derecha española, PP y varios medios como la COPE, Libertad Digital o Intereconomía, aprovecharon la subvención a la GALZ para lanzar una furibunda campaña de crítica al Gobierno. La subvención a la GALZ sirvió de excusa para un nuevo caso de rapiña política, con un fondo de deleznable homofobia. El argumento oficial de la oposición a esta subvención viene expresado en las palabras que el diputado Jorge Moragas del PP dijo al respecto: “Resulta muy difícil comprender el orden de prioridades establecido para luchar por la defensa de los Derechos Humanos, especialmente en un país como Zimbabue, donde se ha practicado la represión horizontal sin distinción de tendencias sexuales y solamente por cuestión de raza”. Moragas, el también coordinador de presidencia y de relaciones internacionales del PP, dijo que “Los criterios de reparto de subvenciones están pervertidos por la orientación política de este Gobierno, que no se recata lo más mínimo a la hora de suscribir acuerdos de cooperación en materia de Derechos Humanos con regímenes como Cuba”.

Pero tratar de disfrazar un discurso fácil y populista impregnado de homofobia, no siempre resulta sencillo, y tarde o temprano se acaba tropezando. Esto fue lo que ocurrió con la portavoz del PP en la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Senado, Elvira Velasco, durante la sesión del Pleno del Senado de 13 de octubre. Ese día lanzaba una pregunta a la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, la socialista Soraya Rodríguez, a propósito de la famosa subvención a la GALZ y decía esto:

"Con todos mis respetos, no sé cuál es la defensa de los derechos humanos que hace esta asociación (...)". Y prosiguió: "(...), lejos de atender las prioridades en salud, alimentación, suministro de agua potable, educación, y lejos de favorecer a miles de asociaciones que trabajan por la satisfacción de estos derechos fundamentales, España da una subvención a la Asociación de Gays y Lesbianas de Zimbabwe".

No deja de ser curioso que la senadora del PP, Elvira Velasco, en su siguiente réplica a la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, utilizara esta frase: "vaya por delante el respeto hacia todas las asociaciones de gays y lesbianas pero estamos en un momento en que hay que exigir transparencia y en que el Gobierno debe dar la mayor transparencia posible a la hora de conceder esos dinero públicos, y es que no hay demasiada coherencia en que se les estén pidiendo a los españoles una subida de impuestos para que parte de ese dinero pueda ir destinado a unos objetivos que son lícitos y que compartimos".

Desenredemos la madeja del asunto. Este tipo de homofobia es muy característica del Partido Popular. En realidad forma parte del cuerpo de un mismo discurso que en esencia viene a decir que: "habiendo tanta crisis como hay en España y el gobierno malgasta el dinero en mariconadas". Es un discurso fácil que cala rápidamente en un cierto público, su público, pero también puede llegar a calar en aquellos que dicen ser de izquierdas y les preocupa el apoyo del gobierno a la homosexualidad, los inmigrantes y ese “tipo de cosas”.

Es el mismo discurso que usó el PP de Guadalupe para criticar una subvención de la Junta de Extremadura a un programa contra la homofobia en Chile y que ya denunciamos en su día. En aquella ocasión el PP de Guadalupe (Extremadura), usó palabras peor escogidas, pero realizaba una crítica idéntica a la protagonizada por los senadores del PP contra la subvención a la asociación LGBT de Zimbabwe. La crítica que podéis ver en el enlace anterior acababa así: “¡Ah!, se me olvidaba: Respeto total y absoluto para cualquier persona de condición homosexual, se considere o no “liberalizado” como propugna MOVILH. Pero mariconadas las justas, al menos con la parte de mi dinero que llega a Extremadura y malversa su gobierno”.

Son palabras que sospechosamente recuerdan a las pronunciadas por Elvira Velasco: "vaya por delante el respeto hacia todas las asociaciones de gays y lesbianas". Ésta, la del “respeto”, es una muletilla muy recurrente para aquel que está emitiendo un discurso discriminatorio, en este caso homófobo, y que necesita justificarse, tomar aire, para seguir atacando a sus víctimas. A esta gente no le importa el fondo, sino el rédito de la crítica, por eso suelen agredir a un colectivo no votante o esencialmente desafecto. Por ello, el PP siempre atacará este tipo de proyectos de cooperación internacional que el Gobierno destina a causas LGBT. Y es que el PP, la derecha y ultraderecha española, se encuentra en las antípodas del centro-derecha europeo. He aquí dos ejemplos:


Al PP sólo le interesa la homosexualidad en el exterior, en tanto que pueda ser objeto de crítica contra el Gobierno. Pero el Gobierno parece que tampoco termina de creerse demasiado esta historia y a menudo actúa de una forma timorata respecto a los derechos LGBT internacionales, permitiendo que la derecha holandesa o francesa les rebase por la izquierda. Un gobierno que precisamente cuenta con un gran reconocimiento internacional en esta materia, especialmente en Italia o Alemania. Un Gobierno que ha recibido premios y menciones de cientos de asociaciones LGBT de todo el planeta por su actitud por la igualdad de derechos, pero que inexplicablemente se niega a asumir un papel más decidido en la persecución de la igualdad de derechos para las personas LGBT, como se está demostrando en la cuestión de Irán y los homosexuales condenados.

Mientras, al PP le da absolutamente igual que la homosexualidad se criminalice en 79 estados del planeta, tal vez ni siquiera hayan oído hablar de la homofobia de Estado, entre la que destaca en el ranking Irán, con 4000 ejecutados homosexuales y transexuales, pero también Arabia Saudí, Yemen, Somalia, Sudán, Mauritania o Nigeria, países donde sigue instaurada la pena de muerte por homosexualidad. Al PP le da igual que en Zimbabwe se asesinen homosexuales o se les meta en la cárcel oficialmente. Al PP le da igual que una ONG de gays y lesbianas necesite una sede para atender sus programas contra el SIDA. Porque al PP lo que importa es el poder, y para eso, vale todo, vale un discurso homófobo y vale decir: “Mariconadas las justas”.


EPÍLOGO.

Soraya Rodríguez, la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, explicó a sus señorías, los senadores de España, en aquel pleno del 13 de octubre de 2009, los motivos por los que el Gobierno había concedido la subvención a la Asociación de Gays y Lesbianas de Zimbabue (GALZ):

"Esta asociación fue fundada en 1990 con el fin de dar visibilidad a un colectivo marginado y perseguido en Zimbabwe, pero es a partir de finales de los años 90 cuando gana gran notoriedad ya que el gobierno de Zimababwe, acuciado por problemas internos, empieza a endurecer su lenguaje contra el colectivo homosexual. (...) Esta ONG desarrolla importantes actividades en el país en el ámbito de género, de igualdad y muy especialmente en el de la prevención del SIDA, todo ello en un marco en el que la homosexualidad es ilegal.

(...) Con esta subvención, lo que hace España, dentro de la política de apoyo a los defensores de los derechos humanos, es apoyar y complementar también una labor que la ONG Médicos Sin Fronteras de España lleva a cabo en ese país durante varios años en prevención del SIDA y en coordinación y en trabajo con organización no gubernamentales, entre ellas la de gays y lesbianas a la que se hace referencia."

"Homofobias las justas", basta ya del tufo homófobo del PP.

Fuentes:Desdelaizquierda.blogspot.com y Acta completa de la sesión del Senado de 13 de octubre de 2009: ver este enlace.

16 Comentarios:

3 de diciembre de 2009, 0:55 Juanjo dijo...

Que panda de homófobos... En fin...

Un abrazo Santi.

3 de diciembre de 2009, 9:18 Santi dijo...

Sí, ya ves, un caso más pero en el fondo siempre es el mismo tema, hacer un discurso homófobo sale gratis.

3 de diciembre de 2009, 9:21 Anónimo dijo...

Muy interesante. Muchas gracias Santi por compartir esto. No tenía ni idea.

3 de diciembre de 2009, 10:40 Francisco Galván dijo...

santi, a estas alturas todos asbemos que en estas cuestiones en el PP no mandan Rajoy y compañía (gran paradoja por tratarse del caso que es), sino el Vaticano a través de su muñidor más, negro. el Rouco. Tanto él como la camarilla de obispos españoles añaden a su condición de religiosos homófobos el de fascistas redomados, como quedó de manifiesto el otro día en Alcalá de Henares.
Eso sí, de la pederastia mejor no hablamos

3 de diciembre de 2009, 14:02 Juan Carlos López dijo...

Buen repaso. Y, sobre todo, la doblez político-correctoide de la camada negra de corbata butanito (o de bragas de satén almidonadas).

Si la pasta de todos, por ejemplo, en Madrid va a parar a la FAES, es para defender los derechos humanos, según parece.

Fills de Buda...

3 de diciembre de 2009, 14:14 Santi dijo...

Juan Carlos, ya te comenté que tenía pensado sacarlo pero desde que hablamos la primera vez del tema, en octubre, han pasado tantas cosas...

La doblez es poco, estoy cansado del discurso tipo "tengo muchos amigos gays" "vaya por delante mi respeto a" mientras están lanzando dardos envenenados de fascismo.

Paco, no sé si la flor y nata del PP hablan por boca de Benita y la Rouca. No me extrañaría lo más mínimo a juzgar por cosas como la que se vivió en Italia con las DICO en 2007, una especie de sub-producto de Ley de Parejas de Hecho, ridícula y estúpida, que intentó sacar adelanta la pseudo-izquierda de ese país y que contó con una oposición bestial de la Iglesia, una intromisión en el estado como hasta la fecha no se ahbía visto. Las consecuencias siguen viviéndose ahora: descrédito de la homosexualidad, agresiones a personas LGBT, desamparo como en ningún otro lugar de la UE salvo Lituania y Polonia (los otros pilares de la tríada católica europea), etc...

Gracias anónimo por tu comentario.

3 de diciembre de 2009, 14:47 ANITA dijo...

Totalmente indignante Santi.
Lo malo que discursos como estos suelen calar a muchos y aprovechar la palabra crisis ante estos casos y donde va el dinero a muchos les hará mella y no será bueno, esto es el marketing del PP.
Yo sufro la crisis como muchos pero al igual que se necesita ayuda no puedo permitir que por esto se desatienda derechos fundamentales de gente desfavorecida. Estoy contigo
Un abrazo

3 de diciembre de 2009, 22:03 rosscanaria dijo...

Homófobos asquerosos, denigrantes. infectos, sucios, chacales, carroñay más que carroña, que te voy a decir Santi de la opinión eu este gente me merece, pero lo de la subvención de España a los gais y lesbianas de Zimbabwe me parece fantástico, un rayo de sol en medio de la niebla.
Un beso cielo, seguiremos luchando,

3 de diciembre de 2009, 22:29 Jachsper dijo...

Santi, supongo que a estas alturas, ya no te sorprenden estos comentarios gavioteros".
Lo mas triste de todo esto, no son las ideas homofobas a las que estamos acostumbrados de esta panda de enfermos, sino que no solo llegan a sus seguidores, si no a todos aquellos que se declaran no "gavioteros" fortaleciendo sus tendencias homofobas.

Como tu bien dices, la oposicion solo se dedica a desacreditar al Gobierno, sea cual sea su actuacion...y asi de paso, mostrar su ideologia en contra de todo aquello que no siga sus directrices.

Lo preocupante, es que sigue siendo la segunda fuerza mas votada en todo el pais!!!!

3 de diciembre de 2009, 23:04 Santi dijo...

No sé qué decir, Anita. Lo que esta gente viene a poner sobre la mesa es que vale todo. Creo que coincidimos unos cuantos, Ross, Raül, con el tema del trasfondo del discurso. Lo excluyente. Me da miedo que estas ideas calen en la sociedad, me da miedo que primero sea una subvención, luego el 28 de junio y luego ataquen el matrimonio. Me da miedo esta gente. Y me da miedo que la gente del otro lado no esté/mos) a la altura cuando toque estarlo.

4 de diciembre de 2009, 0:02 Kir dijo...

"Vaya por delante mi respeto a" "yo tengo muchos amigos gays", [Santi ¿por qué te laten las carotidas tan fuerte? ¿por qué afilas ese cuchillo? ¿Santi?] pero es que leo esto y me apetece matar a todos los putos homofobos del PP. Así de pronto, como quien no quiere la cosa. Luego me tranquilizo y sólo pienso en cargármelos. Sólo.

Y tú no te preocupes que las gaviotinas no van hacer nada. ¡Cagüen ros, qué se atrevan que las desplumamos!

Argh!

4 de diciembre de 2009, 0:09 Santi dijo...

Kir, pues no te creas, que ahora es temporada alta de gaviotas por aquí... Están por todas partes y claro, tiene que comerse a als pobres palomas que sólo tenían que preocuparse de "niños cabrones" y coches con prisas.

4 de diciembre de 2009, 1:01 Milenius dijo...

Hola, Santi: andaba buscándote para agradecer el lindo comentario que has dejado en mi blog.

¡Muchas gracias! Me emocionaste.

Un beso, y pasaré por aquí seguido.

4 de diciembre de 2009, 10:07 ANITA dijo...

Dan miedo como dices la verdad,pero hay que estar hay al pie del cañon es posible se lleven a unos cuantos con estos discursos pero eso no es ganar es atacar con falsos argumentos y si se estará a la altura no se puede dejar tapen el camino ya andado.
Me cabrea mucho esta gente y sobre todo la que habla convencida sin saber realmente lo que dicen solo hablando por boca de otros.
No hay que desanimarse un beso grande Santi

5 de diciembre de 2009, 1:52 Santi dijo...

¡¡Milenius!! entonces estamos empatados aunque tu canción me emociona muuuchos días al mes así que igual gano yo ;) He recomendado tu blog a una amiga. Me ha gastado mucho a mí también, qué lo sepas. Seguiremos en contacto.

Anita, ¿con todo lo que está cayendo y no crees que vaya a ganar la derecha? Me parece que ganará Rajoy en las primeras elecciones que no lleguen al 50% de participación...

26 de diciembre de 2009, 15:37 Lille Skvat dijo...

Los problemas de Zimbabwe desgraciadamente son muchos y sin solución rápida. En cuanto al PP, ninguna sorpresa. Solo hacen lo que se puede esperar de ese partido homófobo. Lo increíble y terrible es que eso les aporte votos.

Por cierto... homofobia justa no hay ninguna.