EEUU y Barack Obama: ¿Algo nuevo respecto a los derechos LGBT?

El pasado 28 de abril Barack Obama cumplió 100 días en la Presidencia de EEUU. Hasta ese momento, las medidas del nuevo gobierno demócrata en favor de gays y lesbianas habían sido tímidas, por no decir inexistentes, salvo eso sí, la ratificación en marzo de la declaración de despenalización universal de la homosexualidad que fue firmada el 18 de diciembre en la ONU por 66 países y no había sido avalada por el gobierno de Bush. Sin embargo, en sólo 2 días se han dado a conocer varias importantes noticias que suponen un a priori, espectacular avance en los derechos LGBT en los EEUU, aunque sólo un caso pueda achacarse, a la intervención gubernamental.


48 horas de avance en derechos LGBT: New Hampshire, Washington D.C. y Maine.

29 ABRIL. NEW HAMPSHIRE Y LA CÁMARA DE REPRESENTANTES.

El Senado del Estado de New Hampshire, uno de los estados de Nueva Inglaterra, aprobó, en contra de lo esperado, por un margen de 13 votos a 11, la ley que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo. Hacía un mes que la Cámara de Representantes del Estado había aprobado la misma ley por 186 votos frente a 179. De esta forma, salvo que el Gobernador demócrata, John Lynch, haga uso de su derecho a veto en los próximos días (él está a favor de las uniones civiles en vez de matrimonio), New Hampshire se convertirá en el quinto Estado de EEUU en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En ese mismo día, asistimos a la igualmente importante
modificación de la ley federal de crímenes de odio, que data de 1969, para incluir los crímenes cuyo móvil sea la orientación sexual o identidad de género. Esto permitirá a las autoridades federales involucrarse en aquellos crímenes homófobos o tránsfobos que las autoridades locales decidan no perseguir. La Cámara de Representantes de EEUU respaldó la medida apremiada por el propio Presidente Obama, quien pidió al Senado que, de ser aprobada, la llevara a término con diligencia. Otra consecuencia importante de esta Ley es la obligación, por parte del FBI, de hacer un seguimiento de los crímenes contra personas transexuales. La medida no es nueva. Ya en 2007, la Cámara aprobó una legislación similar, conocida popularmente como ‘el Decreto Matthew Shepard’, en memoria del joven homosexual asesinado y torturado (ver foto) en 1998, pero el presidente Bush la boicoteó anunciando su veto si salía adelante en el Senado.



30 ABRIL. MAINE

Sólo unas horas después del voto senatorial en New Hampshire, el Senado de Maine aprobó también el matrimonio entre personas del mismo sexo. Pues sí, el Senado de Maine, otro Estado de Nueva Inglaterra, votó a favor de abrir este derecho a gays y lesbianas por 21 votos a 14, en una votación que en principio estaba prevista que ocurriera la semana próxima. La iniciativa de esta votación partió del senador demócrata Dennis Damon. Todo parece apuntar a que la ley se aprobará también en la Cámara de Representantes, donde los demócratas cuentan con mayoría holgada, y no parece que el Gobernador, también demócrata, tenga intención de vetarla. Así pues, Maine se convertirá en el sexto Estado en tener el matrimonio del mismo sexo aprobado.

Recapitulando: New Hampshire y Maine se unirían así a sus vecinos Massachusetts, Connecticut y Vermont, todos ellos situados al Noreste de los EEUU en Nueva Inglaterra; además del Estado de Iowa, situado en el medio-este del país. Mientras, queda pendiente el fallo de la Corte Suprema de California que se espera a finales de mayo.


¿Hacia dónde vamos?

¿Algo nuevo bajo el sol? En cuanto al MATRIMONIO DEL MISMO SEXO, pareciera que EEUU, el país donde nació el movimiento LGBT hace 40 años, avanza (6 Estados); mientras que Europa (5 Estados) pierde fuelle. Sin embargo, lo de EEUU es siempre una incógnita. Dado lo complicado de las legislaciones y el hecho que en realidad, cada uno de los 50 estados tiene su propia reglamentación y mecanismos de recurso, se hace difícil concretar si los estados que actualmente han favorecido este derecho, lo vayan a mantener. Más difícil es prever qué nuevos estados aprobarán medidas similares. Quizá, New York, Oregon, Wahington, Illinois, California o New Jersey podrían ser los próximos.

Respecto al caso de California, del que ya he hablado en
varias ocasiones, sigue siendo, a mi juicio, clave. La Corte Suprema de California, a petición de numerosos colectivos, está deliberando (debe resolver en las próximas 4 ó 5 semanas), si veta o revierte el resultado del Referéndum que bloqueó el matrimonio del mismo sexo que ya había sido aprobado en mayo de 2008. Se trata de la misma Corte que falló a favor del Matrimonio, lo cual me da buena espina; pero también es la misma Corte que ha dictaminado que los colegios religiosos privados de ese Estado no están obligados a cumplir la legislación antidiscriminatoria y puedan expulsar a sus alumnos homosexuales, lo cual me da muy, pero que muy, mala espina. El argumento para permitir esta barbaridad es que la justicia californiana ha considerado a las escuelas religiosas “organizaciones sociales que se rigen por sus propios principios” y cuya misión principal es “trasmitir sus propios valores”. El problema de esto es que para muchos, la sentencia abre la puerta a cualquier tipo de discriminación en este tipo de centros. Y es que para cualquier persona normal (salvo por lo que se ve para algunas personas de California), un colegio, por privado que sea, imparte una educación que debe adecuarse a las leyes de un Estado. Esperemos que este giro de la Corte, no afecte a una medida que ya aprobaron hace un año y que sigan defendiendo la misma postura frente al matrimonio del mismo sexo.

En cuanto a los DERECHOS LGBT EN GENERAL, las presiones de Republicanos, azuzados a su vez por los grupos ultraconservadores y las miríadas de Iglesias existentes en EEUU, no se están haciendo esperar. Por ejemplo, conviene no olvidar que en muchos estados se ha bloqueado el matrimonio del mismo sexo mediante leyes aprobadas en referéndums. Pero entre todos estos grupos hay uno que merece mi atención. Se trata de la
jerarquía católica estadounidense la cual se ha mostrado especialmente preocupada ante los avances que los derechos civiles de gays y lesbianas están consiguiendo, singularmente en la región de Nueva Inglaterra. No es casualidad que sea el obispo de Providence, la capital de Rhode Island, el único estado de la región en que el tema no ha empezado siquiera a discutirse, el que haya decidido anticiparse y liderar la oposición al mismo en ese Estado.

Ante toda esta fuerza de exaltados integristas, cuyo poder fue redoblado gracias a 8 años de involución bushiana, la luz de la justicia y la tenacidad de particulares, asociaciones y unos cuantos políticos y juristas, puede cambiar el curso de las cosas. En ese sentido, deberemos estar atentos a la posible elección de Kathleen Sullivan,
prestigiosa jurista lesbiana, para la vacante en el Tribunal Supremo de EEUU, ya que es uno de los nombres que suena con más fuerza para la sucesión de David Souter, uno de los jueces del Supremo considerados más progresistas, quien ha decidido renunciar a su cargo. La elección corresponde al Presidente Obama que debe ser confirmada, eso sí, por la mayoría absoluta del Senado. Y es que como ya vengo diciendo hace unos días, Obama puede hacer mucho por la igualdad de derechos entre heterosexuales y gays, lesbianas y transexuales. Sólo basta voluntad, tesón y creer en ello. Esperemos que ese sea el camino hacia dónde vamos en EEUU.

11 Comentarios:

4 de mayo de 2009, 18:42 Anónimo dijo...

Muy interesante lo que explicás. Muy completo aunque esta vez es algo denso. Me leí algunas de las entradas que lincás. Al final me quedó un poco de lío entre tantos tribunales, cámaras y senados, pero me queda claro que si algo se avanzó en los temas gays en los USA no fue ni permanente, ni regalado. Y que Obama puede y debe hacer algo más. Saludos desde Corrientes. Sigue gustándome mucho su blog.

4 de mayo de 2009, 22:13 Juan Carlos López dijo...

Vaya recorrido...

Y un paso para adelante, medio para atrás.

Ay, ay, ay, Saint Obama.

4 de mayo de 2009, 23:03 Francisco Galván dijo...

EEUU simpre ha sido una merienda de negros (incliso antes de Obama) y lo que vale para un estado es pecado en el otro. Algunas iglesias son más reaccionarias que B16 y otras muy liberales. Los EEUU son siempre una incógnita.
Juan Carlos, eso que dices yo es la yenka

5 de mayo de 2009, 10:57 Markos dijo...

Yo lo veo como un pasito más en el avance de la aplicación de los derechos humanos.
El avances es imparable y sólo se consigue frenar temporalmente cuando algún retrógrado recalcitrante consigue llegar a un puesto de poder y lo usa de forma despótica.

La entrada muy elaborada. Se nota que te ha llevado tiempo recolectar toda esa información.

Salu2

5 de mayo de 2009, 12:07 Santi dijo...

Gracias "Anónima" de Corrientes por seguir el Blog e ir dejando comentarios aquí y allí. ¡Me encanta! Sí, creo que es algo denso, pero es que había mucho que contar y poco espacio para hacerlo (que luego me acusan de enrollarme cual persiana).

Creo que respecto a lo que dice Paco habría que plantearse EEUU como vemos Europa. Una especie de Federación - confederación. Es la única manera de entender cómo en cada Estado hay tantas diferencias en aplicaciones de cosas básicas como los Derechos Humanos.

Y me quedo con lo que dice Marcos de "imparable"(la esperanza), más que con el paso medio atrás de Juan Carlos (la realidad)...

Habrá que estar atentos a California.

5 de mayo de 2009, 17:24 Pharpe dijo...

Lo cierto es que tenemos que tomar USA no como un único país sino como una serie de estados bajo la misma bandera, así que es imprevisible saber que harán unos estados y otros, pero me quedo con el dato de que va mejorando algo la cosa, aunque queda mucho camino por andar, el primer paso siempre es el más díficil.

Un saludo Santi

5 de mayo de 2009, 20:44 Kir dijo...

Alegremos nuestras hormonas y alegrémonos con nuestros hermanos.
Pasito a pasito se va haciendo el camino, que cada pasito se tarde en hacer 1000 años y cueste más que buscarle el lado erótico a la duquesa de alba es otra cosa. Ahora solo queda esperar que nada ni nadie (sobretodo la iglesia que ya tuvo que meter las narices) haga desandar el camino.
¿Cuánto te llevo preparar la entrada?

5 de mayo de 2009, 22:52 Juan Francisco dijo...

Amigo Santi,la lucha por la libertad es muy dura, en este,(por otra parte muy reaccionario país que es España, algunos por su juventud no la han conocido, pero...varios amigos míos, han sufrido en sus carnes la infame LEY de VAGOS Y MALEANTES de la época de Franco, dando con sus huesos en la cárcel, personas sensibles, inteligentes y buenas, a los que pedazos de carne con ojos les hacían pasar por verdaderas torturas.Pero ahhh, la libertad, hay que conquistarla, día a día.Estoy convencido que el gran pueblo americano, la logrará a pesar de las zancadillas de las religiones y las hipócritas murallas de los que no tienen pudor para abrazar a un fusil que sirve solo para matar, avergonzándose en cambio de abrazar a un semejante, solo porque sea del mismo sexo.
Saludos.Juan Francisco.

5 de mayo de 2009, 23:25 Anna dijo...

Lo mejor es ir despacio para saber lo que cuestan la cosas (aunque sean injustas). Pero de esa manera los pasos son fuertes y las huellas que se dejan en el camino son imborrables.

Como me gusta saber que las cosas cambian...

Besazos.

6 de mayo de 2009, 14:51 Santi dijo...

Kir, yo sí que le encuentro el erotismo a la duquesa. Tiene un puntillo jaja... ¿Será el dinero o sus propiedades? jajaja. Chica, es que cuando uno tienen que hacer tantos números para comprarse una aspiradora, le puede el desespere...

Pues, por lo que decís Anna, Pharpe y Kir, creo que sí y no. No sé cómo lo veis, pero a veces es mejor dar pasos legales muy arriesgados y luego, con el derecho en la mano (y no ciento volando), ya educaremos a la sociedad (que siempre es más lento). Yo creo que en EEUU, como en España, si en ciertos temas sociales se quiere hacer algo, a veces, los gobiernos de turno, tienen que tirarse a la piscina. Si se espera mucho, puede que venga Bush III (o Bárbara II) y ya no haya margen.

Juan Francisco, lo que dices lo suscribo, más cómo esperanza de que la gente estadounidense esté a la altura. Sé algo (indirectamente) de la Ley de de VAGOS Y MALEANTES y de la de PELIGROSIDAD aplicada a un activista gay. Un viejo amigo (espero que no se enfade por lo de viejo) sufrió la represión en sus carnes una y otra vez. Luego, también se dejó la voz en la primera manifestación que hubo en Barcelona cuando yo era un bebé. Suerte tenemos aquí que la Iglesia cayó en picado desde entonces y no tenemos esa presión asfixiante que sí se da en EEUU o Italia...

Un abrazo a todos y gracias por animar los comentarios.

Fdo. El eterno estudiante...

8 de mayo de 2009, 19:12 JoSeK dijo...

Desde luego, para mi el paso atrás de California fue realmente representativo, ya que por un lado representaba un ejemplo de igualdad y normalización. Ahora habrá que esperar a ver qué determinación toma California, porque puede condicionar bastante la aceptación en otros estados, aunque como comentes algunos de ellos ya estén posicionándose a favor de los derechos LGBT.