28 de Junio y Barcelona: Orgullo LGBT o Pride Barcelona, esa es la cuestión.

El próximo domingo 28 de junio, gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, celebramos el aniversario de los sucesos de Stonewall. Éste año es aún más especial para el movimiento, pues se celebra el 40º aniversario de la revuelta que marcó el inicio del movimiento LGBT moderno: podéis ver esta entrada al respecto. Festividades, manifestaciones y actos de todo tipo están teniendo lugar, desde principios de mes y hasta primeros de agosto, en muchas ciudades de España y de todo el mundo. Son las celebraciones del Orgullo (Pride), en las que reivindicación, pluma, color, diversión y marcha, inundarán calles y rincones, para escándalo de casposos y trasnochados, y que en España se cierran el 4 de julio en Madrid, con la ya tradicional rúa, que congrega, según los años, a varios cientos de miles de personas.

Sin embargo, todo esta movida mundial no esconde la triste realidad: para la mayor parte de gays, lesbianas y transexuales, este día significa más bien poco de todo aquello, para tan sólo ser algo así como el día de la gran fiesta del año. Esto podría ser genial, pues al fin y al cabo es un día festivo, si no fuera porque esa gran juerga es sin eslogan, vacía de contenido, de plástico, o sea, un signo inequívoco de los males que afectan a nuestra sociedad.

Y hablando de males, hay quienes han sabido sacar partido tanto del significado político-reivindicativo del 28 de junio, como de esa necesidad colectiva de fiesta. Emulando a aquellos que tuvieron éxito económico y político en la explotación del Orgullo LGBT, en otoño de 2008, un grupo de actores económicos, políticos y sociales catalanes (el orden no es aleatorio) se pusieron de acuerdo en la necesidad de crear una Gran Fiesta del Orgullo para Barcelona. Nacía así el proyecto del
Pride Barcelona, presentado en sociedad como “el nou orgull gai del Mediterrani" que finalmente se ha materializado esta semana con un sinfín de actividades que tendrán su clímax el próximo 28. Tanta pretensión para un acto doméstico no es casualidad si tenemos en cuenta el perfil de los actores participantes en el evento.

Y es que la iniciativa partió de los empresarios LGBT barceloneses, reunidos en la asociación
Acegal. Con varios éxitos organizativos a sus espaldas (como los Eurogames 2008, ver foto), los empresarios buscaban un acontecimiento de relieve que redirigiera el turismo LGBT hacia Barcelona y Sitges. Así que se arremangaron las camisas y se pusieron a ello. Sabían que lo primero y principal era contar con soporte institucional. Lo obtuvieron de los patronatos “Catalunya Turisme” (Generalitat) y “Barcelona Turisme” (Excelentíssim Ajuntament de Barcelona). Y es que tras el éxito de los Eurogames y la “pertinaz crisis”, a Catalunya no le iban a venir mal 3 ó 4 días de mariconeo, si eso implica llenar hoteles del 23 al 28 de junio (inicio de la temporada estival). Naturalmente, los distintos actores concurrieron en la necesidad que entre los sponsors debería figurar la regidoría de Drets Civils del Ayuntamiento (algo así como el invitado ese que queda bien en la cena), la cual se encargaría de dotar al evento de un carácter más político-social. En definitiva, un montaje turístico-económico de primer orden.

¿Y a todo esto, dónde quedan los actores sociales? Pues ahí están, a mandar. En esta combinación de intereses económicos, políticos y sociales, el papel de las asociaciones LGBT es secundariamente relevante. Es decir, los otros dos actores saben que sin ellas el Orgullo no es posible, pero ellas saben que si no se pliegan a lo que venga, el Orgullo se hará de todas formas (pero sin ellas o con asociaciones creadas ad hoc). Pero: ¿a quiénes invitar? Formalmente a todas, claro (con todas se habló y a todas se les comunicó la existencia del acto). Oficialmente sólo a dos, a aquellas más avenidas al poder municipal, a las esponsorizaciones de las Arenas y Acegales y al dinero de las subvenciones oficiales. Así pues, salta a la vista en “el programa de fiestas” del
Pride Barcelona que en el evento participan básicamente dos entidades: el Casal Lambda y la Coordinadora. Oficialmente nos dicen que son 20, claro que lo que no nos dicen es que la mayoría de las que veréis en el listado son grupos que operan a modo de comisiones dentro de éstas 2. Lo positivo es que esto mitiga un poco el exagerado consumismo del evento y al menos aporta algún contenido cultural y político al asunto, lo que resulta de cierto alivio. Sin embargo, lo negativo es que en realidad, quedan fuera de juego todos los restantes colectivos: históricos como el FAGC y el CGB, y más recientes como las chicas de Barcedona, Sin Vergüenza, etc.

Esto me lleva a apuntar las dificultades que desde hace años envuelven las celebraciones del 28 de Junio en Barcelona: con batallas dialécticas, peleas por la coronación de reinas politiqueras -que yo viví durante 2 años-, divorcio de algunas asociaciones con las empresas LGBT… En definitiva, el clásico debate entre lo que era (una reivindicación por nuestros derechos) y en lo que se ha convertido (una fiesta). El inevitable desencuentro ha llevado a las asociaciones excluidas y a diferentes colectivos de izquierdas de Catalunya, a mantener la tradicional manifestación de cada año que organizan todas las entidades restantes unidas en la
Comissio Unitària del 28 de juny. Este año la manifestación tendrá lugar el 27 de junio de 2009 en Plaça Universitat y como en tantas ocasiones, asistiré. Ver programa clicando sobre la foto:



Así, este fin de semana se celebran en Barcelona un Orgullo LGBT y un Pride, para conmemorar aquellos, a la vista de los hechos, lejanos acontecimientos de Stonewall. Pero, ¿Pride u Orgullo? Pues pongamos las cartas sobre el tapete:

Lo primero que quería manifestar es una constatación: un 2x1 nunca viene mal. Por un lado, tenemos un acto político-reivindicativo tradicional, cuya tradición se remonta a la primera manifestación LGBT que se produjo en este país. Por otro, un acontecimiento lúdico-cultural con muchos recursos detrás que nos (les) dejará turismo, fiesta, cine, algún acto minoritario de carácter cultural y una gran rúa con mucha visibilidad para nosotros. Lo primero, no debería estar reñido con lo segundo. Por eso, lo ideal sería que el contenido del primero (y su gente) impregnase (y colaborase) también el segundo y que de esta forma los que están subidos en los tráileres (perdón, carrozas), además de lanzar octavillas de los sponsors, conocieran algo del significado de la bandera multicolor que blandean. Desearía una rúa con menos autoridades de plástico y más mensaje social; una rúa donde diversión y pluma también fuesen provocación inteligente; una rúa donde gays y lesbianas participasen de verdad y su presencia no fuera meramente circunstancial (o instrumentalizada por otros). En definitiva, me gustaría ver en Barcelona un 28 de Junio de verdad y a lo grande. ¿Será posible algún día?

Lo segundo que quería apuntar es acerca de las ganancias económicas. Tan magno evento (me refiero al Pride) genera beneficios (por ejemplo, la macro-fiesta que habrá a partir de las 20h en Avinguda Maria Cristina). Pero estas ganancias ¿irán a parar a la lucha por los derechos LGBT, como sí ocurre tradicionalmente, y me consta, con la recaudación de la Fiesta de la Unitaria? Por ahí se ha comentado que los dineros del Pride serán para “la causa” pero, sinceramente, me cuesta creerlo, y me temo que la única causa a la que se destinará el montante sobrante será la de las cuentas corrientes de los miembros de la Acegal. Además, sin transparencia, ni publicidad, ya podrán decirnos que van a ayudar a los gays de Irán o a los de la China. Me gustaría equivocarme, de veras, y que realmente la tourist-party sirviera para algo más…

Lo tercero y último que quería mencionar aquí es acerca de los compromisos políticos anexos al Pride. Me refiero ahora al Plan Municipal LGBT 2010-2014. Éste es un proyecto de la Regidoria de Drets Civils de l’Ajuntament, actualmente en manos de IC-EV, partido al que, como de costumbre, le toca bailar con la más fea, es decir, aportar algo con cara y ojos que mitigue tanto mercantilismo y consumismo made in Barcelona. De momento sabemos que hay un proyecto y un plan municipal. Entre las medidas estaba la creación de una
Biblioteca GLBT para 2010, planes formativos, educativos y de acción social. De momento, mucho papel y muchos proyectos, pero sólo se ha materializado uno: el Pride. Y es que parece que con el tema gay el primer, y a veces último, paso de las administraciones consiste en el cálculo de beneficios: sean económicos (dinero, turismo), sean políticos (voto). ¿No podrían valorar simplemente el beneficio social de enriquecer y fortalecer nuestra sociedad culturalmente sin calcular qué beneficios económicos aporta para la ciudad el dinero de gays y lesbianas? En fin, esperemos que pasado el Pride todas estas medidas no caigan en el olvido.

En definitiva y para concluir, a mi juicio la opción más positiva es la de asistir a la manifestación del 27 y luego, hacer la vista gorda, dar(nos) el beneficio de la duda y al menos, ir a divertirse y a poner nuestro grano de arena combativo el 28 en el Pride, aprovechando de todas formas, toda la semana, la oferta cultural que nos proponen durante en esta diada.

Pero sobre todo, este 28 de junio nos toca felicitarnos, a gays, transexuales y lesbianas. Y si podéis, y queréis, tomaros 5 minutitos y pensad en todas aquellas cosas que podéis hacer en vuestra vida para llevar una existencia aún más “orgullosa” en esta sociedad heterosexista en la que vivimos. Y si incluso podéis de hasta 10 minutillos, recordad que a unos pocos cientos de kilómetros de aquí las cosas no son tan fáciles para nosotros y desde nuestro día a día podemos ayudar a cambiarlas. Ese es para mí el espíritu de este día.


¡Feliz 28 de junio!

19 Comentarios:

25 de junio de 2009, 9:10 Mr. Samper dijo...

A mí me parece un poco triste que en una celebración que, en teoría, tiene un carácter reivindicativo primen tantísimo los intereses económicos privados.

Este hecho, además, potencia el cliché de gays burguesones y acomodados que se han visto "aceptados" por la sociedad gracias a sus ingresos.

25 de junio de 2009, 12:25 Anónimo dijo...

Opino lo mismo que Samper, yo prefiero menos fiesta y más día a día. Hay mucho homófobo suelto.

25 de junio de 2009, 12:37 Francisco Galván dijo...

Desgracidamente, todo evento de este tipo provoca la avidez de los que quieren sacar provecho económico, incluso entre aquellos que podrían considerarlo algo reprobable: la pela es la pela.
En los últimos años el mercado homosexual (cuyos miembros suelen tener un poder adquisitivo tirando hacia lo alto) es buscado por todos los que desean vender algo. Hasta los ayuntamientos enfocan campañas de turismo pensando en el colectivo gay, como ha hecho el de Madrid. Lo que hace falta es que la fiesta no se desvirtúe y sus organizadores y quienes disfrutan de ella recuerden que no es como el Día de la Madre, sino que debe tener un componente sobre todo reivindicativo de la igualdad y la normalización.

25 de junio de 2009, 13:27 Santi dijo...

@ Mr. Samper y @ Anónimo, gracias por pasaros por aquí. Sí, los intereses privados (y a veces privados de algunas instituciones) para que se anteponen al carácter esencial de esta fiesta. En todo caso, estamos nosotros para que no se desvirtúe.

@ Francisco, digo lo mismo. Me ha gustado mucho tu comentario, sob re todo, lo del "Día de la Madre". El miedo que me da es que toda la sociedad va por el mismo camino y gays, lesbianas y transexuales (que no somos un colectivo, ni mucho menos vamos a una) también viven esta fiebre consumista y desideologizada. Esperemos que la reivindicación prime sobre todo lo demás aunque lo veo complicado...

25 de junio de 2009, 15:18 PROGRESSISME dijo...

Yo creo que toda reivindicación es positiva desde el punto de vista que se nos hace visualizarnos en un mundo patriarcal que siempre nos ha escondido y estigmatizado.

ME ENCANTA TU BLOG.

Los intereses económicos, en el mundo capitalista que vivimos lo invaden todo.

25 de junio de 2009, 16:44 Santi dijo...

Moltes gràcies, Progressisme, pel teu comentari. La veritat és que és molt engrescador.

Sí, es cierto lo que dices y creo que cualquier visualización es positiva, pedro con tantos recursos que se han invertido en Barcelona, ésta podría ser muuucho mejor.

Sobre el estigma homosexual, el cual es esencialmente religioso y por ende, absurdo, deberíamos hablar largo y tendido un día de estos.

PD. Per cert, Onda? Ui, com en Juanjo?

25 de junio de 2009, 17:02 Juan Carlos López dijo...

Considero muy acertados los comentarios que preceden a este.

Observo, además, en tu escrito un análisis bastante realista, dentro de la esperanza de que las reivindicaciones se escuchen y los derechos vayan aumentando y se consoliden.

Por lo que yo he visto en Madrid, el día tiene algo demasiado frívolo, poco reivindicativo, por tanto. Algo así como una fiesta o verbena más. No sé qué ocurrirá este año, pero seguramente me abstenga de cruzarme siquiera. Demasiada gente, demasiado desfase. Para el que le guste.

25 de junio de 2009, 18:47 rosscanaria dijo...

Muy buenos todos los comentarios pero lo mejor es tu post.
Realmente en Madrid se vive como una fiesta y es que es la fiesta del orgullo. Mi hijo (y todos sus amigos) es gay y no importa que el ayuntamiento saque provecgo, ellos van, se suben a las carrozas y lo pasan en grande.
En todos los sitios debería ser así.
Un beso, Ross

25 de junio de 2009, 19:52 Jonatan Santos dijo...

Santi!, muchas Felicidades a ti también. Cada día tu blog es un referente para muchas personas, lo cual me llena de orgullo y satisfaccion. (Me siento como el rey, jajaja)

Gracias por pasarte por mi humilde casa, y cuando querais, ya sabeis que tienes un hogar en mi palacio.
Besos!

25 de junio de 2009, 20:05 Anónimo dijo...

Aunque no estoy contigo en todo (bueno en muuucho sí) y también hay más cosas que decir sobre la operación comercio maribollitrans que está detrás del Pride, te doy las gracias por mencionar y publicitar la OTRA realidad del Orgullo Gay de Barcelona. Nos vemos en la mani, Xavier.

25 de junio de 2009, 20:49 Juanjo dijo...

Hola Santi!

David (Progressisme), es amigo mío y compañero de partido (Jóvenes socialistas).

Y claro, de Onda, como yo. jejeje

Saludos.

26 de junio de 2009, 11:45 Santi dijo...

Juanjo, pues ¿estás seguro que Onda no tiene 100000 habitantes? ¡Si sois legión! Por cierto, algún te contaré mi experiencia en política...

Xavier gracias por tu comentario. Sé que me faltan datos. Perdona, aunque no pretendo llegar a todo, pues actualmente el mundo asociativo LGBT lo vivo indirectamente. Eso sí, tengo algunos años de experiencia en la materia que me ayudan a crearme una opinión de cómo son las cosas, desde mi punto de vista, claro ;-)Aunque no nos conozcamos, nos veremos allí y a lo mejor los dos nos animamos para el domingo...

Juan Carlos, entiendo lo que dices, aunque la frivolidad también esconde una necesaria provocación, además de visibilidad, fiesta social. El problema es que en determinados contextos los mensajes reivindicativos parecen de plástico... Algo similar pasa en las manis del 1 de Mayo, por cierto (me refiero a lo del plástico).

Quizá debamos verlo como dice Rossmaria (a quien le doy un beso y bienvenida al Blog). Puede ser un día para pasarlo en grande y 364días para seguir luchando. Si eso fuera así, no habría de qué preocuparse. El problema es cuando en los 364 días restantes no llegamos ni a 100 polillas los que tocamos las narices. De todas formas, si todas las madres de gays, lesbians, bisexs y trans del mundo fueran como tú, o como la mía, tendríamos la mitad del camino hecho. Un besazo.

¡Y Feliz 28 de Junio a Todos!

26 de junio de 2009, 13:05 Markos dijo...

En cuanto hay una ganancia económica de por medio hay conflictos.
Es una lástima. Pero por otro lado creo que nos debemos felicitar, porque un evento gay con tintes de reivindicación está pasando a ser un evento festivo normalizado en el que se mueve mucho dinero.
La normalización es el final del camino de protesta, aunque como toda tierra prometida será imperfecta.

Y queda mucho todavía, así que yo os deseo que lo paséis de maravilla.

Que reivindiquéis.

Que somos muchos los que os apoyamos. Y que apoyar el movimiento LGBT, es una forma más de defender todos los derechos de todas las personas, independientemente de su orientación sexual.

Salu2

27 de junio de 2009, 11:37 Anna dijo...

Cada día estamos más cercanos de conseguir lo juto. Si es con fiestas (aunque fribolas y con intereses económicos) que le vamos hacer. Vivimos en una sociedad económica y de "venta". Si con ello se consigue recorrer otro trazo de camino y encima pasárnoslo bien...

Disfrutadlo!!!!!

Besosazos.

27 de junio de 2009, 11:37 Anna dijo...

Ah!! Lo mejor de todo esto es que hay algo que celebrar, algo bueno!!

29 de junio de 2009, 12:19 ANITA dijo...

La verdad que leyendo post te enteras de cosas nuevas, no es lo mismo saber de primera mano a ver en la tele lo que nos enseñan. Yo siempre veo fiesta y cachondeo la realidad es otra. Mucha gente no sabe lo que realmente significa que conmemora etc me refiero a gente heterosexual. Me alegra leer diferentes opiniones y lo que realmente pasa. Al menos se nos quita de la cabeza muchos pájaros referente a la fiesta. Muy buena información. Un beso Santi

30 de junio de 2009, 11:04 Santi dijo...

@ Markos, Anita y Anna, que sepáis que en cierto modo os he contestado aunque en esta entrada. un abrazo.

4 de agosto de 2009, 12:43 Adrian dijo...

Sin duda, en Barelona también se tiene que armar como en las Fiestas del Orgullo Gay de Madrid. Espero ir el año que viene. Saludetes

29 de agosto de 2009, 19:20 Santi dijo...

Ei Adrián gracias por pasarte por aquí. Espero que nos veamos en la fiesta (y que sea única y para todos) el próximo año. Besos