Bombas contra locales de ambiente gay, ¿una nueva moda de crimen homófobo? De la matanza de la Divine a las bombas en Italia, pasando por Tel-Aviv.

El 4 septiembre de 1993 un incendio destruyó la Divine, una discoteca gay de la ciudad chilena de Valparaíso. En el incendio (ver foto) murieron 20 personas. La policía atribuyó el siniestro a un desperfecto eléctrico, sin embargo, todas las pruebas (incluidos varios testigos) apuntaban a que había sido un atentado homófobo a cargo de un asesino apodado el “vietnamita”, un taxista de la ciudad que además se jactó del crimen. Esto no fue suficiente para que la policía y la judicatura lo detuvieran, decididos como estaban a dar carpetazo al asunto. Incluso las protestas de los afectados y familiares se saldaron con abusos policiales de todo tipo. A día de hoy, un asesino continúa disfrutando de la libertad, a pesar de las reiteradas denuncias de grupos LGBT chilenos ante los distintos gobiernos democráticos. El caso Divine, un emblema del movimiento LGBT chileno, es un buen punto de partida sobre el tema de las agresiones homofóbicas sufridas en locales de ambiente LGBT.

Los atentados homófobos sufridos por el público de locales y discotecas de ambiente gay-lesbiano-transexual, se han convertido en una constante demasiado habitual a lo largo de las últimas décadas. Los ataques van desde simples amenazas e intimidación, hasta palizas a la salida de un local, muy a menudo con graves secuelas físicas y psicológicas para las víctimas. Igualmente comunes son las agresiones dentro de los mismos locales, como el ataque homófobo que se perpetró en el local
Strong de Madrid en 2004. Sin embargo, la escala de violencia no se detiene aquí, sino que asciende hasta aquellas agresiones con resultado de muerte, tan habituales en Perú, México o Brasil, por poner sólo algunos ejemplos.

Menos constantes, pero regulares en el tiempo, son los atentados con bombas contra locales de ambiente como el Divine. Tanto es así, que la serie
Queer as Folk (Estados_Unidos) en su 5ª temporada (2005), se hizo eco de este problema, cuando la discoteca emblema de la serie, la Babylon, en pleno acto político contra la Propuesta 14, sufre un atentado con bomba incendiaria, dejando 4 víctimas mortales, entre ellas un protagonista secundario, y 67 heridos, incluyendo Cyndi Lauper que hacía un cameo en ese capítulo, y Michael, uno de los protagonistas principales. Ver vídeo:

Más recientemente podemos repasar algunos atentados, como el que se vivió en el Dios los Cría (DLC), un local gay de Tucumán, en el norte de Argentina. El atentado, perpetrado el 21 de septiembre de 2008, acabó con 15 personas hospitalizadas por principio de asfixia al inhalar el gas lacrimógeno de la bomba. No fue el único, aunque sí el más sonado, ataque de este tipo (con bomba de gas lacrimógeno) que se dio en Argentina el pasado año. Como si de una especie de moda se tratase, las bombas de gas se hicieron presentes en los locales de ambiente. Para muestra un botón: ataque con gas lacrimógeno a una discoteca gay de Recoleta, Argentina, el 2 de junio de 2008.

Mucho más terrible fue el atentado homófobo del pasado 1 de agosto en la sede de la asociación LGBT The Aguda en Tel Aviv, Israel. El asesino, todo apunta a que fue un ultra-ortodoxo judío, entró en el local, abarrotado de jóvenes y adolescentes en plena celebración, y la emprendió a tiros con un arma automática. El resultado fue de 2 muertos y una veintena de heridos, algunos muy graves. Las manifestaciones en el centro de Tel-Aviv no se hicieron esperar y fueron varios miles de personas los que mostraron su repulsa, a la vez que su solidaridad con las víctimas. La reacción de la policía fue insólita, pretendiendo cerrar los locales de ambiente LGBT por precaución, como dando la razón al asesino. El atentado demostró que no se habían tomado las medidas de prevención pertinentes. A veces basta con bien poco: por ejemplo, muchos locales LGBT de Rotterdam (Países Bajos) cuentan con cámaras de vídeo-vigilancia y sistemas de alarma conectados a la policía, precisamente para prevenir estos ataques, o quizá para disuadir. Tal vez en un sitio como Tel-Aviv, una isla en medio de tanta intolerancia, debería haberse tomado algún tipo de medida similar. Sin embargo, parece que los cuerpos de seguridad israelíes no deben creer que proteger a las personas LGBT sea algo prioritario…

Respecto a las reacciones, es especialmente recomendable que leáis el artículo que publicó El Mundo el 3 de agosto. Se trata de una entrevista realizada a Dana Olmert (foto), una activista lesbiana, que es a su vez hija del ex primer ministro israelí, el ultra-conservador Ehud Olmert. Podéis leerla en este enlace. En ella Dana Olmert dice frases como ésta: "Es un crimen contra los homosexuales y lesbianas pero también contra todos aquellos que defienden la libertad y tolerancia. Si se confirma que el asesino es un homófobo, algunos deben hacer una reflexión personal por sus declaraciones intolerantes". El final es significativo, cuando se dice: “Un asesino que ha convertido el sueño gay y plural de Tel Aviv en una sangrienta pesadilla de verano”. Pero mucha Fe tienen que tener los ortodoxos de cualquiera de “las religiones del Libro”, incluida en ellas la Satánica, si creen que podrán acabar con el sueño de un Tel Aviv tolerante; y sino al tiempo.


LA PERSECUCIÓN CONTRA LOS LOCALES DE GAYS, LESBIANAS Y TRANSEXUALES DESDE 2008 EN ITALIA: QUBE, COMING OUT, COLOSSEUM BAR Y UN LARGO ETCÉTERA.

La siguiente estación de este tour de la homofobia contra locales LGBT es Italia. Hoy mismo, 2 de septiembre, hemos amanecido con otra nueva noticia de una agresión homófoba: dos bombas carta han sido hechas explotar esta noche en Via San Giovanni in Laterano, justo delante del Coliseo, calle donde existen algunos cafés LGBT y que se la conoce en Roma popularmente como la “Gay Street” (nada más lejos de la realidad, por eso). El bar afectado es el Colosseum Bar (ver foto) que destaca por su enorme bandera del arco iris al lado del Coliseo. Por fortuna, lo que pudo haber sido una tragedia, sólo se ha saldado con un herido leve y varios desperfectos, aunque el pánico entre las personas LGBT romanas está servido.

La Via San Giovanni, “Gay Street”, viene siendo objeto de ataques homófobos desde hace tiempo. En febrero de 2008, el Coming Out, el bar gay que junto con el Colosseum Bar, todo el que ha ido a Roma ha visto, dada su ubicación, y que es uno de los pocos bares de la capital italiana que se atreve a lucir la bandera del arco iris (además de ser el único bar LGBT que no te pide el carnet del Arcigay para entrar, aunque de esto ya hablaré en otra ocasión), fue quemado con otra bomba incendiaria. También en mayo 2009, pocas horas después de haberse celebrado el Día Mundial contra la Homofobia, la Via San Giovanni amaneció “adornada” con pintadas homófobas.

La lista de incidentes es larga y no se acaba aquí. En la noche del martes 25 de agosto, la discoteca Qube de Roma fue atacada por un grupo de psicópatas que lanzó una bomba incendiaria que acabó quemando el local. Qube es una discoteca de público diverso, pero realiza la fiesta gay más concurrida de la ciudad, la que organiza el Círculo de Cultura Homosexual Mario Mieli (ver foto). Allí también se celebran la mayor parte de las fiestas LGBT de Roma. La noticia, que no mereció la atención de los medios al no haber víctimas (la discoteca estaba cerrada), coincidió en el tiempo con “el affaire Sardelli”. Dos días antes del incendio del Qube, el fin de semana del 22 y 23 de agosto, hubo otra agresión homófoba, en esta ocasión sufrida por una pareja gay cuando ambos salían de un festival homosexual que se hace todos los años en Roma, durante el verano. El agresor fue Alessandro Sardelli que pudo ser detenido y puesto a disposición judicial. Sin embargo, el susodicho iba a ser puesto en libertad bajo caución porque el fiscal, no consideraba oportuno retenerlo. Afortunadamente, no toda la ultra-derecha italiana es ultra-fascista y el propio Alcalde de Roma, Gianni Alemanno (Forza Italia), encabezó la protesta ante el magistrado, logrando que el juez ordenase su encarcelamiento preventivo. No está el horno para bollos, después de todo lo que está pasando. Quizá algunos miembros de este partido (que recoge las migajas de la Democrazia Cristiana) se estén dando cuenta de lo que han fomentado.

Podríamos seguir citando casos, como la denuncia de un ataque homófobo similar al del Qube contra otro local de ambiente gay en Rímini, en Emilia-Romagna, hace 10 días; e Incluso más: en abril de 2009, un grupo ultraderechista atacaba el “Toilet Club” de Milán. Un mes antes, en marzo de 2009, un joven gay era brutalmente apaleado en Cerdeña, mientras que en enero otro chico gay, que además es discapacitado, era agredido ante la mirada impasible de varios testigos en Pordenone, Veneto.

Esto puede llevarnos a pensar que estos actos son fruto de grupos organizados con una estrategia bien definida. También, se podría afirmar, sin exagerar, que toda Italia vive inmersa en una oleada de graves incidentes homófobos, ataques que despegan en 2008 con la llegada al poder del nuevo gobierno Berlusconi y el endurecimiento de las proclamas antigays de la Iglesia Católica que han dado alas a los grupos neonazis y ultraderechistas. Esta pasada noche la Arcigay y la Gaynet (Associazione giornalisti gay) han manifestado su preocupación por la violencia creciente, pidiendo al gobierno que declare la emergenza. Franco Grillini, portavoz de la segunda, ha manifestado que éste “es un gesto terrorista (…) Llega después de una larga serie de actos de agresión y confirma lo que hace tiempo que venimos afirmando: se trata de una verdadera agresión de cuño político a la comunidad LGTB italiana a cargo de fanáticos y de grupos neonazis que se sienten más o menos legitimados por la victoria de la derecha en las últimas elecciones generales”.

Es también significativo el comentario de la ex diputada transexual de izquierdas Vladmir Luxuria, quien sostuvo (con motivo del incendio del Qube) que el país vive “una escalada rapidísima de episodios de odio hacia los gays, lesbianas y transexuales. Nos encontramos ya ante una emergencia civil y sentimos que vivimos en un Estado que no nos garantiza nuestra seguridad".

De nuevo, las libertades y derechos LGBT vuelven a estar en entredicho en Italia. Ya veis que no lo digo yo solo, sino que lo claman bastantes asociaciones italianas en defensa de los derechos de las minorías sexuales y LGBT.

Esto es todo, de momento. Ayer, cuando casi dejé terminado este artículo, quería decir que con el ataque al Qube acababa esta crónica sobre las agresiones de odio homofóbico contra el ocio LGBT. No ha podido ser. Hoy hemos amanecido con el Colosseum Bar. Mañana, tal vez sea una agresión a una pareja de chicas que vayan cogidas de la mano en Londres, o quizá una paliza en la puerta de un bar gay en México DF. Quizá a estas horas ya se hayan vivido nuevas agresiones en cualquier parte del mundo, pero la mayoría no trascenderán, ya sea por miedo, o incluso por vergüenza. A eso hemos de añadir la homofobia de Estado, esa vieja perra que permanece anclada en 79 países del globo y que es alimentada por el odio de un gran número de religiones. No, definitivamente el mundo no es un lugar óptimo para las personas LGBT.

Dejo un ESPACIO EN BLANCO, a continuación, a modo de epílogo por todo lo que éstá por venir y que espero poder seguir denunciando.











































20 Comentarios:

2 de septiembre de 2009, 18:45 Helen Maran dijo...

*Es terrible lo que ha pasado en un mes primero en Tel Aviv y ahora en Roma, espermos que las manifestaciones en repudio que se suceden en todo el mundo ,como la que se realizo en Tel Aviv con miles de personas, tengan repercución a el crimen homofogo que se sucede sin parar, por un mundo igual para todos.Saludos desde israel.

2 de septiembre de 2009, 20:29 Santi dijo...

Pues sí, Helen, esperemos que Italia, Roma, tome nota de lo sucedido en Tel Aviv y la izquerda presione en la calle antes de que muera alguien. Ahora bien, ya sabemos quiénes serán los responsables últimos, aquellos que han estado fomentando la homofobia desde el gobierno italiano y desde el gobierno vaticano.

2 de septiembre de 2009, 21:50 Jose dijo...

Estas cosas me indigan, creo que como a todos, pero claro, aqui algunos medios como COPE, LIBERTAD DIGITAL, INTERECONOMIA, HAZTE OIR, EL HOMOFOGO BLOGUERO LLORCA y demás basura fascista y homófoba luego se lavarán las manos cuando pase algo.

Cuando se incita al odio y a la violencia pasan estas cosas, y no hay que olvidarse que hoy son los gays, pero mañana seran los gitanos y pasado los que tengan otro caracteristica, porque el racismo y la discriminación es una irracionalidad.

Recientemente vi un video de intereconomia (tengo un lado masoca, creo) relativo al orgullo y desde luego poco está pasando para lo que inyectan los cuatro cabrones de siempre.

Perdón por la extensión y por las palabras que uso, pero es que estas cosas me indignan.

Saludos Santi y tamnbien a Helen que llegó antes.

2 de septiembre de 2009, 22:03 Pharpe dijo...

Estas cosas no se pueden permitir. Tenéis toda mi solidaridad y haber si terminamos con la intolerancia de una vez, cuando eso ocurra el mundo será un lugar mejor y más seguro. Saludos

2 de septiembre de 2009, 23:37 Francisco Galván dijo...

En primer lugar, feliz regreso, Santi (¿o ya te di la bienregresada?)
Como siempre, bordas el asunto que tocas: Recordando todos estos actos que por separado pueden parecerles a algunos simples salvajadas esporádicas pero que juntos hacen un racimo, dan una idea de conjunto y de la intolerancia que contra la homosexualidad hay todavía en el mundo.
Solo quiero destacar dos cosas de lo que has expuesto: calificas de psicópatas a los autores de uno de los atentados. Es cierto, no son militantes de nada, sino simples anormales.
Y la otra es el papel de la Iglesia que, si bien no instiga abiertaente a la gente a la violencia contra el homosexual, en la práctica fomenta, ampara y comprende estos comportamientos... cuando entre sus filas se producen en una proporción más allá de lo razonable casos de pedofilia homosexual (de curas con niños porque parece que las monjas son más "monjigatas" y no asaltan a las niñas, al menos que se sepa).
Felicidades, Santi

3 de septiembre de 2009, 0:25 Jonatan Santos dijo...

Poco a poco, como ave fenix todos renacemos de nuestras cenizas. Y desgraciadamente, estamos tan quemados que resurgimos constantementes.
Me parece que no queda otra, que el perseguirnos como antiguas brujas. Esta sociedad es predominante que el echo de ser diferente, sea algo malo; y aunque ya esté muy sonado... paciencia.

Sigue denunciando, que mi mano la tendras siempre. Y cuando te caigas, yo me caeré a tu lado.

P.D.: Muchas gracias por todo, poco a poco me voy recuperando, jejejeje. Ave fenix quemada.

3 de septiembre de 2009, 0:39 Kir dijo...

:| Quedé fría (no tanto, porque tal y como está el mundo...) y, para qué negar lo obvio, sulfurada. Extraña combinación, sí.

¿Tendrán estos neandertales su justo castigo? Me da a mí, pesimista yo, que no. Además tendrán el reconocimiento de la absurda iglesia: ellos desde arriba, frotándose las manos; y nosotros, abajo, clamando justicia a voces o mordiéndonos el labio hasta sangrar.

[Tenme cuidado, corazón; tú y Bruno, tú y tod@s]

3 de septiembre de 2009, 1:10 Juanjo dijo...

Siento la vulgaridad, pero QUE HIJOS DE PUTA.

La derecha más extrema esta ganando terreno en todo el mundo, esto es muy peligroso. Se multiplican movimientos racistas, homófobos, sexistas... Madre mía, espero que esto frene.

Un saludo Santi.

3 de septiembre de 2009, 2:22 Anna dijo...

No sé que decir Santi, no lo sé.

3 de septiembre de 2009, 13:18 Fazulas dijo...

Es triste que sigamos teniendo estas actitudes, pero bueno esperemos que poco a poco las cosas vayan entrenado en razón, pero mientras tanto que dejen de suceder estas cosas.

3 de septiembre de 2009, 15:48 alex dijo...

Estas cosas dan como miedo, no se, a mi por lo menos me producen pavor y miedo. Que gentuza

3 de septiembre de 2009, 17:33 PROGRESSISME dijo...

Cuánta sangre más se deberá de vertir en este planeta para que el patriarcado se de centa de que el mundo no ha de presuponerse heterosexual. SALUDOS AMIGO.

3 de septiembre de 2009, 19:29 Santi dijo...

Anna, a veces basta con no decir nada aquí, pero decirlo en otros foros, como bien haces: casa, escuela, trabajo, cursillo, pub, bareto o en la cola del pan... Jose da en el clavo con lo del machaqueo homófobo. Aquí es de aficionados comparado con lo que se vive en Italia (a años luz de aquí). Quizá lo que nos salva aquís ea la hipocresia, es decir, que nadie se atreve a decir lo que realmente piensa. Luego sigo, besos.

4 de septiembre de 2009, 0:07 Mario dijo...

A mi lo que me indigna es que los medios de comunicación no dediquen el tiempo suficiente a comentar este tipo de violencia terrorita. No le dan la importancia que merece un tema tan serio y tan peligrosamente cercano como es este. Y si a la falta de información sumamos el integrismo con el que actuan algunos medios de comunicación además de otras organizaciones... apaga y vámonos. Besos.

4 de septiembre de 2009, 14:29 Santi dijo...

Gracias a todos por comentar aquí. La verdad es que el tema me preocupa especialmente, sobre todo por lo de Roma, pues en casi todos los bares que se mencionan he estado tomándome algo en algún momento. Por supuesto, lo seguiré haciendo en estas Navidades y en Pascua. Lo que dice Paco que también menciona Jose es lo más jodido: La Iglesia y algunos elementos que "amparan y comprenden estos comportamientos... ". E igualmente me preocuparía (sin salir de Italia) que ciertos crímenes no se persiguiesen con la misma diligencia que se persiguen otras cosas...

4 de septiembre de 2009, 19:08 Juan Carlos López dijo...

Vaya repaso, Santi. Me destoco.

Desconocía bastantes de los casos. Son cosas que han de saberse para comprender hasta qué extremos puede llegar la homofobia.

Me ha extrañado lo de Cerdeña, pues me dio la impresión, hablo fundamentalmente de Cagliari, por indicios diversos, de ser un lugar, digamos, bastante tolerante.

4 de septiembre de 2009, 19:10 Juan Carlos López dijo...

Ah: no sé si estás enterado de lo que ha pasado con Pérez Villalta a comienzos de agosto. Una situación muy extraña, por cierto.

4 de septiembre de 2009, 20:35 marqus dijo...

No hace mucho una persona me decía que no entendía que nosotros nos sintiéramos discriminados o perseguidos, que desde hacía años "se nos veía de otra forma" (algo así como que se nos perdonaba la vida, entendí yo). Creo que estamos cayendo por una pendiente a dos aguas, por un lado el homosexual es considerado siempre divertido, amable y comprensivo, sabe salir de compras y es amante de la fiesta (la homosexual sigue en ese lugar inexistente), y por otro este tipo de ataques directos y a cara descubierta son ninguneados por los medios de comunicación y/o los gobiernos. Tu blog es una buena puerta para entrar al mundo real y darse cuenta de todo lo que queda por hacer.

Ánimo. Un abrazo!

5 de septiembre de 2009, 12:50 Santi dijo...

Juan Carlos, ya he leído lo de la agresión homófoba al pintor Pérez Vilalta. Para quien no lo sepa, puede leerlo aquí. ¿Menudo nivelaazo de estos militantes del partido homófobo, ui perdón por el lapsus, del PP...

Marqus, cuántos comentarios oímos a diario de ese tipo. En BCN estoy cansado de oír que ya lo tenemos todo... Muchos gays y lesbianas se han bunkerizado en ciudades gay-friendly donde sólo se producen agresiones esporádicas aunque la cultura dominante sea la homófoba (en forma de sutil discriminación). En fin, niño, aquí estamos. Ya me gustaría a mí estar al día de todo. Besos 1000

26 de diciembre de 2009, 19:32 Lille Skvat dijo...

Esto desgraciadamente es un hecho más común de lo que se conoce en las noticias. Y luego están todas esas agresiones que se cometen contra personas LGBT al salir de esos locales. En Dinamarca el 4 de cada 10 personas LGBT han sido víctimas de actos violentos. Da mucho que pensar...