Las causas de la homofobia de la Iglesia; los movimientos eclesiales: Opus, Kikos, Legionarios y Focolares



El 22 de diciembre de 2008, el emperador jefe del Estado teocrático del Vaticano declaró que “salvar a la humanidad de las conductas homosexuales y transexuales es tan importante como evitar la destrucción de las selvas tropicales”. Una frase que justifica el odio y la persecución de millones de personas homosexuales en todo el Mundo, un llamamiento en pro de la homofobia; pero también una frase desesperada, que no logra disimular el hecho que la cúpula de la Iglesia Católica se encuentra en una guerra agónica para frenar el declive de su cuota de poder en el Mundo, sobre todo en Europa, donde su desprestigio es inexorable. Me explicaré:

A pesar de contar con 1.500 millones de teóricos fieles oficiales, la Iglesia ve como su número de fieles decrece, en parte por las fugas hacia sectas cristianas aún más fascistas conservadoras, pero principalmente por el avance del agnosticismo, el ateísmo y un cristianismo más privado, espiritual y personal, alejado éste de las directrices del hampa tiberina Vaticano, de su doctrina y de sus dogmas. Un ejército de prófugos a los que la Iglesia no quiere renunciar.

Es en ese contexto donde encaja la homofobia que se vierte semanalmente desde todos los hilos de poder de esta “empresa” transnacional Institución. La Iglesia sabe que en esta descapitalización católica, los homosexuales son el grupo más difícil de atraer de vuelta. Pero los mismos homosexuales, sí sirven, en cambio, de perfecto gancho mediático para atraerse a grupos de cierta moralidad conservadora que se han ido alejando de los tentáculos de la Madre Iglesia. ¿Cómo? Pues la clave es vender a éstos como amenaza, como problema, como desviación, como poder corrupto que infecta estados, partidos o empresas. La Iglesia sabe que no es así, pero sacrificar a los homosexuales resulta menos costoso que a otros colectivos. ¿Por qué? Pues porque gays, lesbianas y transexuales son el eslabón más débil de los teóricos “enemigos” de la Iglesia: un colectivo (mal utilizando esta palabra ya que presupone unidad y afinidad) tan heterogéneo como lo es la propia sociedad; con un débil sentimiento de pertenencia y que adolece de una falta de compromiso social en sus propios temas:
sirva este ejemplo; desprovisto además de organizaciones relevantes (salvo en algún país concreto), escaso de lobbies económicos y de grupos de presión determinantes que sean capaces de influir en los principales gobiernos del Planeta, o si me apuras en la ONU o en la UE, en materia de derechos básicos; colectivo que, a su vez, sufre discriminación legal y social en la mayor parte de países del Mundo y que, de forma generalizada, es el colectivo que mayor rechazo social genera en la práctica totalidad de países, especialmente aquellos en donde la propia Iglesia está más implantada.

Pero, ¿a partir de cuándo se recrudece el mensaje homófobo? La guerra fue declarada hace ya unos cuantos años, durante el reinado de Wojtyła (1978 – 2005), aunque se puede considerar como punto de arranque la fecha de 1995 o mejor, de 1998, cuando ya el cardenal Ratzinger, actual emperador jefe teocrático, diseñaba las políticas de choque de este minúsculo Estado que otorgó Mussolini a la Iglesia en 1929. Fue ese mismo año cuando se celebró en Roma el Congreso Internacional de los Movimientos Eclesiales donde se oficializaron las 7 “nuevas órdenes papales” del Siglo XXI, es decir, 7 organizaciones (de entre todas aquellas que asistieron) que recibieron el beneplácito imperial papal para convertirse en los nuevos agentes del Imperio Vaticano en todos los rincones del Planeta.

Se trata de organizaciones, más bien colectivos o sectas, dirigidas por personajes ultraconservadores, tiburones financieros, que en muchos casos gente sin escrúpulos y con un fuerte poder dentro y fuera de la Jerarquía. Organizaciones cuya élite cuenta con una ingente cantidad de recursos económicos, sociales y políticos que se ponen al servicio de los intereses económicos y políticos del Vaticano; pero que también sirven a sus propios intereses, logrando así crear verdaderas redes de influencia en el seno de muchos estados del Globo. Sectas católicas en cuya base se sitúan miles de personas de a pie que constituyen la masa dirigida: familias enteras movidas por el dogma, pero que fácilmente confunden Dios con Institución, consigna con verdadero mensaje cristiano; que actúan como masa acrítica (y tontuna) que no pone en cuestión ni proclamas homófobas, ni de odio, ni de cualquier otra índole estrafalaria (como ésta de limitar los SMS en tiempos de Cuaresma (¡!), procedentes de la Curia Vaticana; masa igualmente fiel, que en Europa se ha visto incrementada por la llegada de inmigrantes extra-continentales. Pero lo que a mi juicio es realmente preocupante no es tanto el número de adeptos, que por ejemplo, en España no alcanzaría ni los 500.000, sino el poder (en sentido lato) del que disponen dichas sectas.

Pero ¿quién narices son? Os relaciono a continuación las 5 más relevantes, según el artículo de Miguel Ángel Sánchez-Vallejo en
El Pais que os recomiendo. Muy instructivo a este respecto:

Opus Dei. Fundado por “San” José María Escrivá de Balaguer en 1928. Tiene 87.000 adeptos en todo el mundo (más de 30.000 en España), de los cuales el 98% son laicos. El 70% de los miembros son supernumerarios (hombres y mujeres casados). El resto corresponde a miembros numerarios (célibes que hacen voto de castidad) y alrededor de 2.000 son sacerdotes pertenecientes a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz. El Opus Dei está presente en 65 países. El Opus es en España el movimiento más poderoso de los relacionados, tanto económicamente y políticamente, como también en el ámbito de la educación. Respecto a la homosexualidad, la Obra considera ésta como enfermedad. Muchos de sus miembros, profesores de sus escuelas y sacerdotes lo son. Baste con ojear Internet, o con que algún amigo te hable de sus experiencias en su antiguo colegio del Opus, para darse cuenta. En lo tocante a la homofobia del Opus Dei os dejo este artículo de
dosmanzanas.com.

Camino Neocatecumenal (Kikos). Fundado por Kiko Argüello y Carmen Hernández en 1964. Forman parte de este movimiento un millón de miembros repartidos en 120 países. En España son el movimiento más numeroso, con alrededor de 350.000 adeptos. Tienen seminarios propios en seis provincias españolas, y gestionan un total de 72 repartidos por el mundo. Los Kikos pisan de cerca al Opus en lo que a poder se refiere, y lo superan en seguidores. Respecto a la homosexualidad y a las concepciones de esta secta católica, baste leer este reportaje-entrevista a su fundador, Kilo Argüello (¿la reencarnación de Torquemada?), en el
Pais.com

Legionelas Legionarios de Cristo. Esta congregación religiosa de derecho pontificio y de la que forma parte Ana Botella, entre otros, fue fundada en México en 1941 por el Padre Marcial Maciel, personaje bisexual, padre de una hija y pederasta confeso (se sabe que abusó de novicios, hombres y mujeres, en no pocas ocasiones), sin embargo sólo apartado de la Jerarquía en 2006, por lo que muy a pesar de muchos fieles, no podrá ser promovido a la beatificación ¿o sí? Su rama laica, el movimiento de apostolado Regnum Christi, consta de 65.000 miembros repartidos por más de 30 países. Disponen de tres centros de formación propios para sus religiosos (800 sacerdotes y 2.500 seminaristas). Los Legionelas Legionarios fueron los más significados en el boicot de la iniciativa contra la
despenalizacion universal de la homosexualidad en la ONU del pasado diciembre.

Comunión y Liberación, fue fundado en Italia en 1954 por Luigi Giussani, y es un movimiento presente en 70 países, contando con 3.000 miembros en España. Fue reconocido por el Vaticano en 1982. Participan en este grupo religioso sacerdotes diocesanos y un grupo de laicos consagrados (Memores Domini). Por último, Focolares (Obra de María), fue fundado por la italiana Chiara Lubich en 1943y ha acumulado dos millones de adheptos en 182 países (unos 40.000 en España). Tienen dos centros de formación propios en España (ubicados en Girona y en Madrid), llamados mariápolis o ciudades de María. Este último grupo es uno de los que más se ha significado en la lucha contra el matrimonio del mismo sexo, organizando las diferentes manifestaciones que todos recordamos sobre el tema y en las que participó un nutrido grupo de cargos públicos del PP.

Estos son los agentes de vanguardia entre los 1.500 millones de teóricos católicos del Planeta. Son aquellos a los que la Curia encomienda la "explotación protección del hombre” y de su propia Institución. Y es que tal y como dijo el Papa aquel día de diciembre en clara alusión al tema de la homosexualidad, su objetivo es “proteger al hombre de la destrucción de sí mismo (…) Se necesita una suerte de ecología del hombre". Nosotros, gays, lesbianas y transexuales, somos hoy por hoy el peligro más conveniente para el hombre, por lo explicado más arriba. La pregunta es pues sólo una: ¿lograrán fumigarnos en esta suerte de acción ecológica, sino de Europa, tal vez del Tercer Mundo? De momento, y de seguir así, parece que van camino de conseguirlo; los retrocesos generalizados en los derechos LGBT en Sudamérica, Caribe o África, las reservas católicas del Planeta, parecen avalar la tesis… Seguiremos denunciando.

23 Comentarios:

12 de marzo de 2009, 12:45 Sílvia dijo...

Cómo están perdiendo mercado en Sudamérica, gracias a la proliferación de sectas protestantes venidas del vecino del norte, se han decidido a adelantar por la derecha más radical. El negocio de las almas lo justifica todo, pero no deja de ser más que eso, negocio y ánsia de poder. Pero todavía queda esperanza: en EEUU ya vuelve a estar permitido experimentar con células madre, un primer paso para separar iglesia y estado. Esperemos que no sea el último.

12 de marzo de 2009, 13:11 Anónimo dijo...

Muy interesante la reflexión. Parece bastante verosímil lo que decís. Me gustó mucho su blog. Un abrazo matutino desde Argentina.

12 de marzo de 2009, 13:59 Anónimo dijo...

Es que tienen razon,
matrimonio es hombre y mujer,
el resto de uniones que no se llamen matrimonio ya que no lo son (la cuestion de los derechos es otro asunto),
gracias,
y animo a estos grupos
Y al que hace este articulo que denota la mala fe, usando el lenguaje que usa,

12 de marzo de 2009, 14:21 Santi dijo...

¡Qué bien! Por fin algo de polémica. Ya ni me acordaba desde el post de Lesseps. Cómo no, con un comentarista anónimo. Le diré 2 cosas:

A) El vocabulario usado es acertado, cuanto menos, cuando "a mí" me comparan con el principal peligro para el hombre... Justamente aquel que representa a una Institución que ha hecho lo posible por minimizar al ser humano, denostando su pensamiento, ética, su cultura y valores, en pro de sus propios beneficios.

B) Matrimonio y derechos son dos conceptos que en este caso son sinónimos. Por tant, no pueden tratarse como cosas separadas.

Gracias por leerlo, de todas formas ;-)

12 de marzo de 2009, 17:13 Markos dijo...

Yo conozco algo el Opus porque escapé de sus garras, y lo que me alucina es que una organización en la que hay tantas personas homosexuales, agreda obsesivamente a los homosexuales.

Aunque si le das un par de vueltas, se me ocurre que las personas que se autoreprimen suelen tener muy mala baba.

Salu2

12 de marzo de 2009, 17:54 Juan Carlos López dijo...

Dos cosas, Santi.

La primera, por el artículo. La exposición que haces me parece más que plausible. Hora es de que los atomizados grupos del movimiento GLBT os pongáis las pilas y no es fiéis demasiado de los compañeros de viaje. De mi poco aprecio por la actual jerarquía católica y "los nuevos ejércitos del Papa" creo que ya tienes noticia.

La segunda. Mala fe es escudarse o parapetarse en el anonimato. Como quieres polémica, pues allá va. "Es que tienen razón" es una afirmación categórica. Aceptar el sentido de "matrimonio" sin relacionarlo con derechos, como bien dices, es quedarse en el ámbito de la ideología, pero de una ideología sin argumentos o razonamientos. Aceptemos, con todo, considerar aparte los derechos y llamar "uniones" a lo que no sea lazo entre "hombre y mujer", me gustaría saber a qué clase de derechos se refiere el comentarista. Desde mi punto de vista, todo lo que no sea igualdad (a efectos de herencia, pensiones, registros, tutela de hijos, adopción, etc.) es discriminatorio. La preferencia o tratamiento especial de la familia formada por pareja heterosexual basándose en criterios religiosos o en la tradición supone extender y, en muchos casos, imponer criterios que no se basan en la razón, sino en la creencia. Considerar la homosexualidad como una enfermedad sólo puede sostenerse atendiendo al mismo tipo de supuestos confesionales.

Por otra parte, cabe dilucidar qué se entiende por "matrimonio" si nos quedamos sólo con lo de las peras y las manzanas: ¿el que pasa por la vicaría?¿el que pasa por el juzgado?¿la unión de hecho?

Para terminar, me gustaría saber a qué grupos anima el comentarista: ¿a los cuatro magníficos del apocalipsis?¿a los GLBT?

12 de marzo de 2009, 19:08 Francisco Galván dijo...

Enhorabuena Santi, dando caña a esta pandilla de cuervos chupasangre, hipócritas y pervertidos. Ya sabes que yo tengo fijación con la basura vaticana.
Es cierto que ha habido un recrudecimiento en la persecución al homosexual por parte de los babosos vaticanos (producto de su radicalización generalizada), pero no es nuevo. Ya desde que Constantino inventó el cristianismo prohibió muchos usos habituales y legales en el mundo pagano. Su objetivo era lograr la unión de un mundo que se le disgregaba entre las manos. Para ello también decidió cuales eran los evangelios buenos (los cuatro que están en la Biblia) y los demás los declaró apócrifos.
Lo que cuentas, como muy bien dices, es un nuevo llamamiento a la unidad porque el catolicismo se desencuaderna por todos lados, devorado por la desafección de la mayoría y la atomización en sectas más radicales de los que quedan dentro (No olvidemos también que en África muchos fieles católicos huyen hacia el protestantismo y el mahometanismo. En Ruanda, tras la lamentable y criminal, en muchos casos, actuación de los curas el país prácticamente se ha islamizado)
Tengo un amigo que es pastor anglicano, casado y con hijos, hablamos mucho de estos asuntos y me dice que la mayoría de curas católicos que conoce tienen amantes. ¿Por qué? Porque de lo contrario, la castidad contranatura (también impuesta a los curas en época de Constantino) transforma al hombre en un ser anormal y fácilmente en un pederasta, como son la mayoría de los obispos y cardenales (anormales, no pederastas)
El asunto se resolvería con mucha mayor facilidad si los dirigentes sociales y políticos que son homosexuales salieran del armario y lo reconocieran con naturalidad en lugar de ocultarlo hipócritamente. En el PP hay muchos, pero muchos, que están en lo alto de la estructura de poder del partido y están agazapados. Si salieran a la luz voluntariamente quizá en España el votante del PP que es 'zorrocotroco' en su mayoría, vería las cosas de otra forma y quizá sirviera, al menos, para que la Iglesia de aquí perdiera uno de sus principales apoyo en este tema.
Sobre el comentario anónimo que critica lo del matrimonio gay parece que ha sido un "sí pero no", un coitus interruptus de alguien. Qué quieres que te diga, las denominaciones me la traen floja (Juan Carlos tiene razón). Llamémosle X a ver si los que se oponen cambian de actitud. ¿No, verdad? Claro, porque el que es zorrocotroco es zorrocotroco.
Por cierto, para terminar: yo me río mucho pensando que toda esa pandilla de moralistas católicos, si existe realmente el cielo y el infierno, acabarán abrasados porque sus conductas son absolutamente contrarias al as enseñazas de Jesús.¡Que se jodan!
(En realidad saben que todo es mentira por eso actúan así,: son la mejor prueba de que todo es montaje. El mayor timo de la humanidad, peor que el nacismo. Sí, sí, peor, y a las pruebas me remito)

Saludos desde Oz.

13 de marzo de 2009, 1:10 Kir dijo...

Anónimo, anónimo 2 (para ser más claros). Muy a su pesar, le diré que el matrimonio es un delicioso plato, que yo nunca he probado, hecho a base de arroz y habichuelas. Por tanto, mis padres y los suyos y los de todos, se unieron en santo "plato hecho a base de arroz y habichuelas" el día de su boda. Y a mí, me está entrando hambre.

....

[Anuncios. Me encantan los anuncios.]

EL zorrocotroco esta zorrocotrocorizado. ¿Quién lo desenzorrocotrocorizará? El desenzorrocotrocorizador que lo desenzorrocotrocorice, buen desenzorrocotrocorizador sera.

[Y ahora unas palabras, serias, lo más serias que pueda]

Yo que vivía sabiendo de la existencia de estas sectas, pero inconsciente - oh, ingenua de mí- de que su cométido era, dominar el mundo!. Quiero decir, tocar los coj...la moral.

A mí es que, eso de "la homosexualidad es una enfermedad. Y como somos requetebuenísimos tenemos que curarles" me toca la fibra nerviosa y me crispa. La homofobia sí que es una enfermedad y no hay psicológos para ello. Maldita sea.

Y el papa dice que quiere salvarnos... Pues que se ponga unos calzoncillos por fuera del pantalón y una capa roja y que arrée. !Qué no nos vamos a extinguir, caray!. Y si tanto miedo tiene, pues que levante la veda y que follen todos a gusto. Si ya lo dice el génesis "creced y multiplicaos". Además, asi fijo que estaría la curia más contenta y dejaría de dar la turria. Si la falta de sexo nubla la vista y el entendimiento.

Tengo mala baba y cosas por escupir a diestro y siniestro. Pero estas cosas me sulfuran y, fijo, que me suben la tensión. Y hacen que ponga unos comentarios, extensísimos. Así que cierro aquí, porque vaya chapa que estoy dando.


Saludos!

13 de marzo de 2009, 9:06 Santi dijo...

Hola a todos. Me han gustado mucho vuestros comentarios. Por fin se anima esto algo, ya tocaba y a ver si sigue...

Yo como dice Silvia que hay que tener esperanza en Obama, pues EA!, aunque ya dije en tu post lo del día de la investidura y el corte de publicidad que hicieron justo cuando hablaba el gay...

También a Juan Carlos, Kir, Markos y Francisco os quería decir que a lo mejor hacemos trampa porque más o menos creo que pensamos lo mismo al respecto. Ojalá que los curas y monjas se casaran y así estarían más relajados. Me imagino que de esta forma la infancia de muchos niños y niñas españoles que fueron alumnos de esta gente, habría sido menos violenta y más sosegada. Supongo que esa es una de las claves de que esta gente esté tan fuera de juego y que en muchos casos tengan conductas enfermizas de las que hablaré en un próximo post.

Es lamentable la incultura de mucha gente que dice amén a cualquier directriz de determinada gentuza cuyos planteamientos suelen ser más político-mediáticos que ético-espirituales, pero como dice Francisco, es peor lo del PP. Me molesta muchísimo la actitud de sus dirigentes, muchos gays o lesbianas, muchos a favor del matrimonio y la igualdad de derechos y, sin embargo, presos de una ideología de ultraderechas, no se atreven más que a hablar en privado tomando un café con alguien de confianza donde entonces manifiestan que dicen lo que dicen porque toca, y hacen lo que hacen por los votos. En fin, me quedo con la frase de Kir que tengo puesta en el blog sobre un fondo de la bandera del arco iris: "La homofobia sí que es una enfermedad" y no hay psicólogos para ello...

13 de marzo de 2009, 9:20 Markos dijo...

Lo del matrimonio pensaba que ya estaba superado.

La definición de matrimonio, heredada del derecho romano, implica una sumisión de la mujer hacia el hombre. Sin entrar en el tema de que la mujer no existe en la jerarquía eclesial católica.

Bien, en la línea habitual de discriminación, la iglesia no sólo arremete contra las personas homosexuales, también arremete contra las mujeres heterosexuales.

A ver que saco los dedos de contar...quito el 50 %, resto el 30%...pues así a ojo...la iglesia católica sólo contempla la vida real del 20% de sus feligreses: Varón, heterosexual y tontolculo.

13 de marzo de 2009, 10:28 charlitox dijo...

La verdadera razón de la persecución de los homosexuales por parte de la Iglesia Católica la conocemos todos. Durante siglos la Iglesia fue el refugio de los homosexuales y las lesbianas. En el ambiente de represión reinante, en su seno podían convivir hombres con hombres y mujeres con mujeres, era la única salvación para muchas personas que pretendían esconder su homosexualidad y encajar tanto en la sociedad como ante sus familias. Afortunadamente la sociedad ha cambiado y eso es lo que más rabia les da a ellos, porque están dentro de esa mentira y no soportan que otras personas sean libres. Además, creen que si son duros sean con los homosexuales ellos estarán libres de sospechas, pero todos sabemos que hay un alto porcentaje de curas homosexuales. Si incluso los hay pederastas y monstruos como el de los Legionarios de Cristo, es evidente que los curas gays son legión. De hecho hoy hay muchos que salen de la Iglesia y salen del armario. Ya está bien de falsedad e hipocresía, que es la bandera que enarbola la Iglesia por sistema.

Salu2

13 de marzo de 2009, 11:10 Santi dijo...

Lo que dice Charlitox es de esas verdades, de perogrullo, que por obvia, pasan desapercibidas.

En el Monestir de Sant Benet de Bages, explicaba el guía a los críos del instituto donde trabaja mi amigo David, que en las celdas dormían 3 monjes, un veterano en el centro y 2 novicios a cada lado. Obviamente, lo hacían para prevenir las ojeras del día siguiente... Y es que la Iglesia ha sido la salida más segura para los homosexuales hasta no hace tanto... Por ejemplo, yo, a los 14, ¡¡también lo pensé!! Y se me ocurren unos cuantos antiguos amigos/as más que también lo pensaron en algún momento de su vida cuando no sabían por dónde tirar... Jajaja, mírame ahora recabando información para apostatar...

y es que afortunadamente los tiempos han cambiado (al menos aquí -en BCN, en Madrid, en Suecia, en Holanda, en Nueva York y en una docena de sitios más...) Pero repito, el pensamiento se me cruzó a principios de los 90 y en España, o sea, hace nada...

13 de marzo de 2009, 11:12 Santi dijo...

Ah sí, la frase del día: Absolutament genial: "la iglesia católica sólo contempla la vida real del 20% de sus feligreses: Varón, heterosexual y tontolculo"

13 de marzo de 2009, 13:35 Francisco Galván dijo...

Tienes razón, santi, conmigo no encontrarás disputa en esta materia. Si acaso quien tiene más fobia de los dos a los "beatopócritas"

13 de marzo de 2009, 18:08 Juan Carlos López dijo...

Nada de apostatar, Santi, que te vas a pegar un calentón de los malos.

Hay que dar el escandalazo y que te excomulguen.

Cierto: coincidimos en muchas cosas. Ahora bien, yo no me voy a poner a competir con nadie a la hora de medir fobias. Con las mías tengo bastante. Aunque si os enzarzáis en ello, avisadme.

13 de marzo de 2009, 18:22 Juanjo dijo...

Enhorabuena por la entrada y por el blog, sin duda muy interesante. Volveré por aquí.

Saludos.
Juanjo.

14 de marzo de 2009, 15:14 Anónimo dijo...

Yo creo que, en el fondo, la religion católica es una fe homosexual, de manera que las rencillas que aparecen entre los jerarcas de la iglesia y los gays que os sentís apartados/olviddos no es más que un aparente conflicto. Esos señores con calzas largas que llevan el crucifijo colgando del cuello aman a un dios con barba que, obviamente es una figura masculina, de modo que su fe no es más que una megasublimación de una pulsión homosexual. Por otro lado, y que no se enfaden los más reaccionarios, habría que analizar seriamente algun dia el significado oculto de una fe que basa su simbología en la colgación, por parte del creyente, de un objeto "básicamente alargado". ¿Acaso se le escapa a alguien que el crucifijo es el mayor pene de la historia de la humanidad? Besos a todos y especialmente a mi amigo Santi.

15 de marzo de 2009, 14:02 Sergio dijo...

como siempre llego tarde. me ha gustado mucho el post (creo que el que más). yo quiero añadir unas cuantas cosas.
primero, que no estoy tan seguro de obama. aunque el tema de las células madre sea un síntoma, a mi demócrata todavía me suena algo a derechona (revisar póliticas anteriores demócratas, especialmente en tema religioso).
segundo, estoy totalmente de acuerdo con la necesidad de unión en los grupos GLBT. No hemos encontrado aún el denominador común, y logros como el del matrimonio nos han dormido. el conjunto nos tiene que seguir viendo como gente que tiene problemas similares, es lo único que te une realmente.
tercero, para mi el discurso sobre nomenclatura no está en "matrimonio" sino en "familia". esto estuvo muy de moda hace unos años pero se ha diluido. tenemos que seguir redefiniendo este concepto hasta que se convierta en un definitivo golpe de estado al estatus catolico-liberal que nos rodea.
cuarto, debemos buscar una clase política que esté realmente por la labor de un estado laico de verdad. mientras nuestro gobierno pone alfombra roja a la curia imperial (para placer total de los peperos), estos continuan extendiendo sus redes sutilmente para no soltar el control de la educación. tenemos que recuperar ese trono ministerial y evitar que se sigan tomando medidas como las de esperanza aguirre para fomentar una educación no solo ultracatolica sino además privada
quinto, desde luego estoy de acuerdo con la necesidad de abolir, prohibir condenar, etc. el voto de castidad, abrir la puerta del matrimonio a los miembros de la iglesia, como ocurre en otras confesiones no católicas. normalizar la conducta psicológica del clero, acercalo a la sociedad... pero esta claro el emperador no lo permitirá.
que rabia llegar tarde

16 de marzo de 2009, 13:47 Santi dijo...

Sergio: nunca es tarde si la dicha es buena, y tu comentario es una pasada. Desde luego que esto da para mucho más, y más si cabe en este año de 40 aniversario de Stonewall.

20 de marzo de 2009, 22:50 Anónimo dijo...

cuidado con esa gente, los del opus han llegado adonde han llegado por medio del robo de lo que es de todos. Cuando los tienes cerca, parecen muy bellas personas, mucha gente lo dice, incluso yo, pero su lado desconocido no es agradable de ver.

es triste. Aléjense de esa tristeza todo lo más que puedan.

27 de abril de 2010, 23:28 Anónimo dijo...

Excelente articulo,era lo que estaba buscado.El amor no es hombre-mujer;el amor es éso y hombre-hombre y mujer-mujer.Los felicito de corazon y un cálido abrazo desde Uruguay.La mierda de iglesia caotica algun dia se terminará.No pierdo la esperanza...

16 de febrero de 2011, 17:11 Anónimo dijo...

Buenas tardes, he leído el artículo con mucho detenimiento y me doy cuenta que está salpicado de muchísimas imprecisiones y mentiras. Leyendo el artículo le he dado gracias a Dios porque menos mal que estás tú para salvarnos de las garras perversas y satánicas de toda esta gente.
Yo a partir de ahora en vez de a Jesucristo le voy a rezar al verdadero salvador que es usted. Me gustaría, si usted se atreve a tener un debate con usted vía e-mail o msn o facebook o algo así para decirle directamente las inumerables imprecisiones y mentiras de su "artículo"

19 de febrero de 2011, 9:05 Santi dijo...

Estupendo!! gracias por rezarme a mí. A lo mejor es por eso que llevo una semana con algo más de suerte en la vida... Bueno, como ser supremo tuyo te pediría que apostatases. Ya me dirás.